20 de mayo de 2010

¿ Era necesario otro Robin Hood ?



A lo largo de la historia del cine, la leyenda popular del justiciero medieval inglés apodado Robin Hood ha sido llevada a la gran pantalla en más de 100 ocasiones. En 1912 ya encontramos la primera aportación con Robert Frazer en el papel del héroe del condado de Nottingham. A Frazer le siguieron intérpretes de la relevancia de Douglas Fairbanks, Errol Flynn, Sean Connery, Kevin Costner, Patrick Bergin, y Stuart Wilson. Hemos asistido, pues, a versiones de todo tipo sobre una historia que conocemos hasta la saciedad.

Es por ello que podemos plantearnos la pregunta que enuncia el presente artículo. Tras tantas aportaciones, ¿ por qué volver a este personaje ?.

La respuesta tiene un origen turbio ya que la película que nos ocupa es la heredera de un proyecto inconcluso cuyo título era Nottingham. Ridley Scott compró un guión que tenía la originalidad de presentar una cara oculta y positiva del tradicional villano en estas películas: el Sheriff de Nottingham. Scott había pensado en Russell Crowe para que hiciera un doble papel interpretando a Robin y al Sheriff. Pero, como es obvio, este proyecto no llegó a buen puerto porque varios estudios no vieron futuro en esa idea. Sin embargo, en vez de abandonar, Ridley Scott decidió reformar el argumento y continuar con la idea de producir un nuevo film de Robin Hood.

Confió en Brian Helgeland para que escribiera un guión que, en esta ocasión, tendría la "originalidad" de ser una precuela a los hechos que conocemos en la trayectoria del arquero del bosque de Sherwood.

Ya sabemos que hay gran cantidad de personajes que han sido muchas veces representados en el cine y que lo van a seguir siendo en el futuro. Pero, si cogemos el ejemplo de Sherlock Holmes, tenemos un personaje muy complejo, con muchas aristas que se pueden explorar de forma diferente, por lo que siempre existe un componente nuevo que puede interesar. Pero Robin Hood es un personaje plano, con poca profundidad, de instintos muy primarios, y que posee una única trama argumental que concluye con la caída del malvado Rey Juan "sin tierra". Producir, pues, una nueva versión entraña un gran riesgo porque el público conoce todos los hechos de sus andanzas. Conociendo todo esto, el intento de mostrarnos su supuesto background previo a convertirse en un proscrito, tampoco convence porque nos deja con un final abierto e inconcluso. Es un proyecto difícil de llevar tomes el rumbo que tomes. Pero está claro que Ridley Scott creyó que su reconocida talla como director y el tirón en pantalla de Russell Crowe podría convencer al público en un intento de reproducir una fórmula parecida a la que les llevó al éxito en Gladiator (2000).

Pero las cifras del primer fin de semana son concluyentes. Robin Hood no ha podido superar a Iron Man 2 (que ya lleva casi tres semanas en cartel) y se comenta que su boca-oreja no está siendo positivo por lo que su taquilla de las próximas semanas no alberga muchas esperanzas.

La película, además, falla también en su tensión dramática. Hay numerosas escenas de acción y combates pero todas ellas son bastantes desapasionadas, les falta garra. La batalla final en la playa carece de emoción, de fuerza, son sólo fuegos de artificio. Russell Crowe vuelve a estar en buena forma y no cabe duda que es idóneo para este tipo de papeles de género épico pero su participación no es suficiente para sacar a la película de la mediocridad.

Una cinta que cuenta con Russell Crowe, Cate Blanchett, William Hurt, Eileen Atkins, Max Von Sydow, Danny Huston... siempre debería ofrecer más para convertirse en un título de referencia. Desgraciadamente, esto no es así.

El film está muy bien recreado, dispone de grandes localizaciones, y abundan los recursos pero el guión de Brian Helgeland y la dirección de Ridley Scott no estan a la altura aunque quizá el problema, como apuntaba antes, es que un nuevo film de Robin Hood lo tiene ya muy difícil para destacar porque la propuesta, aunque se quiera disfrazar, es de sobras conocida y no dispone de elementos que te permitan presentarla de otra forma.

Creo, por tanto, que es una película innecesaria y estoy convencido de que Scott y Crowe tenían la posibilidad de haber producido cualquier otro proyecto épico que podría haber sido más exitoso que éste. Una película que se situara, por ejemplo, en la Guerra de los Cien Años o en la Guerra de las Rosas (considerada, por algunos, como el primer conflicto civil de Inglaterra) podría haber sido más interesante. Un marco que habría permitido un margen narrativo más amplio con el que el público hubiera sintonizado mejor por entrañar una mayor dosis de sorpresa y novedad.

Ridley Scott ya decepcionó al presentar su tan esperado proyecto sobre las Cruzadas cuando decidió confiar al inmaduro Orlando Bloom el papel de un herrero que, en poco tiempo, era capaz de liderar a las tropas cristianas en el asedio de Jerusalén. La falta de credibilidad de su protagonista lastró al film.

En esta ocasión, ha dispuesto de un actor protagonista convincente, con el que se entiende a las mil maravillas (es su quinta colaboración), pero ha errado en el proyecto elegido.

24 comentarios:

  1. En IMDb tiene una puntuación de 7.2, poco para ser un estreno reciente (las puntuaciones suelen bajar con el tiempo) y estar hecha por quien está hecha. Mis padres han ido a verla esta semana y les ha gustado. Yo no la he visto y no la veré hasta que salga en DVD o "en Internet", ya sabes que el personaje de Robin Hood no me gusta. Me da pereza ir a ver esta película por más que reúna a dos grandes como Ridley Scott y Russell Crowe.

    De modo que trabaja Max von Sydow... y por las fotos que he visto está en buena forma para su edad, que son 81 años. ¡Se diría que este hombre ha hecho de viejo toda su vida! En la primera película de mi vida que vi en vídeo, The Ultimate Warrior (1975), con Yul Brynner, Sydow ya hacía el papel de hombre viejo y sabio. Podemos remontarnos un poco más atrás y lo encontramos en The Exorcist (1973), también haciendo de viejo. ¡Este hombre tiene fuelle!

    ResponderEliminar
  2. Desde luego Octopus. Max Von Sydow lleva casi cuarenta años haciendo papeles de anciano. Es un caso curioso.

    Pero es tan alta su calidad interpretativa que es un autentico lujo para cualquier producción tenerle. En Shutter Island también aparece y está espléndido.

    ResponderEliminar
  3. A Robin Hood le he puesto un 5 en cinetrivia. Allí también cuelgo los artículos de la sección "desde la butaca".

    ResponderEliminar
  4. Hace un papeLÓN en Three Days of the Condor (1975). Pienso a menudo en la escena de la matanza inicial, cuando le dice a la chica que se aparte de la ventana. — "No gritaré". — "Lo sé".

    ResponderEliminar
  5. Sí ! lo recuerdo. Es un actor de presencia y carisma. Sirve tanto como hombre respetable o villano impío.

    Son tantas sus grandes interpretaciones y tan variado su listado de films...
    Ha pasado de trabajar con Ingmar Bergman a dar vida al Emperador Ming en Flash Gordon. Todo un cambio...

    ResponderEliminar
  6. Entiendo tus impresiones, aunque para mí Robin Hood es una película más perfilada que El Reino de los cielos, vacía y con un protagonista que no aguantaba el tipo.
    Cierto que no era necesario un remake del arquero, pero la película consiguió entretenerme por la labor de Scott y los actores.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Saludos Mike !

    Efectivamente es una película entretenida y bien realizada pero no cumplió mis expectativas.

    Incluso una película como Troya, que tiene importantes debilidades, dispone de unas escenas de acción y batalla muy superiores a este Robin Hood.

    ResponderEliminar
  8. Por desgracia, Troya no se libra de Orlando Bloom. Ya lo decía el hermano de Agamenón: "¿Y por esto me has abandonado?". ¡Qué razón tenía!

    ResponderEliminar
  9. Orlando Bloom es un mindundi. Donde estaba bien era en El Señor de los Anilllos donde interpretaba a un arquero elfo más gay que todos los Village People juntos. Un papel que le iba como anillo al dedo.

    ResponderEliminar
  10. Recuerdo a Max Von Sydow en Dune , donde el maestro Emilio Ruiz hizo de las suyas.
    Esta de Robin Hood no me apetece mucho ir a verla.

    ResponderEliminar
  11. Y también sale en Minority Report, que la han echado hace unos días en no sé qué canal.

    ResponderEliminar
  12. jajaja, me ha encantado la definición del papel de Legolas jajajaja. A mi tb me chirria hasta los empastes cada vez que aparece Orlando Bloom.... incluso en Piratas del Caribe que podía tener un aquel.... nada, no me gusta, no le aguanto.

    Pero creo que nos hemos ido un poco de la pregunta del inicio.... COmo remaque era COMPLETAMENTE innecesario.... de echo, si en vez d Robin Hood, la hubieran llamado "Pelicula relativamente épica en la combulsa Inglaterra medieval con Russel Crowe en papel molón" hubiera tb triunfado jejeje.

    Pero no obstante, me pareció una pelicula muy entretenida, y tampoco me decepcionó, supongo que porque tampoco esperaba nada (una vuelta de tuerca a Robin Hood?? pfff, era solo una escusa)

    Max Von Sydow como siempre se sale, pero el que me encanta es Mark Strong. Ultimamente sale mucho y me encanta como lo hace... le teneis que ver en Kick Ass.... (que por cierto se sale esa pelicula)

    Asi pues, innecesaria? SIP, pero muy entretenida, y para nada me parece una pelicula que no recomendaría.

    Claro que pa gustos, los distintos tipos de chocolate je.

    Sed Felices

    ResponderEliminar
  13. Debo empezar diciendo que no la he visto... pero creo poder dar mi opinión al respecto de la pregunta que titula este, como siempre genial y exhaustivo, artículo.

    Si hace falta un nuevo Robin Hood? yo creo que depende de lo que se pretenda ofrecer usando este contexto.

    Desde las metáforas, pasando por las fábulas y un largo periplo histórico hasta llegar al cine, siempre ha existido la vía de mostrar la realidad mediante la ficción. Creo que en el momento mundial tan crítico en el que nos encontramos, la historia de un grupo de ladrones pendencieros que deciden tomarse la justicia por su mano para acabar con la nobleza opresora casi podría decirse que está a la orden del día. Creo que Ridley Scott es un director muy hábil e inteligente y no creo que haya dejado escapar la oportunidad de dar su opinión utilizando al personaje de Robin Hood... ya se verá.

    Por otro lado, si que es cierto, que hay otros personajes no explotados que deberían dar de una vez por todas el salto a la gran pantalla. No es la primera vez, y llevo ya varios años, que reivindico un lugar en el baúl del celuloide para Boadicea, si tenemos que ceñirnos a la cultura anglosajona. Aunque para mi uno de los mayores héroes de la edad media sea Jaume I.

    Respecto al debate de Orlando Bloom, debo decir que El Reino de los Cielos es una obra maestra, que termina de saborearse en toda su profundidad cuando se tiene entre manos la versión extendida. El actor está soberbio en su personaje y es un digno paladín, comparable a grandes adalides del cine de capa y espada como el propio Errol Flynn.

    Troya, por otro lado, es una patraña y si Orlando Bloom chirría aún lo hacen más los morritos y posturitas de Brad Pitt y, sin embargo, no podéis negar que éste último es un gran actor.

    En fin... continuará el domingo, después de haberla visto ;)

    ResponderEliminar
  14. Alfonsus: Estoy de acuerdo en que la película es entretenida. Sin embargo, antes de verla pensaba que sería un film que tendría más trascendencia.

    Sithwolf: Gracias por tu comentario. Queda claro que estamos en desacuerdo sobre El Reino de los Cielos. Espero con ganas tu opinión sobre el film.

    ResponderEliminar
  15. Mi respuesta es rotunda: No. Creo que con Errol Flinn teníaamos más que suficiente, y la visión de un personaje diferente ya nos la brindó Sean Connery. ¿Para qué volver a coger un personaje que, como bien dices es bastante plano, si no vas a contar algo nuevo de él?

    Gracias por la exahustiva review.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Robin Hood, Robin de Locksley, Robín de los Bosques, etc.

    Es un personaje mítico. Un MITO. El forajido que robaba a los ricos para ayudar a los pobres.

    Aún no he visto la adaptación pero todo me parece indicar, por las críticas y demás, que sigue la estela de otras producciones del mismo estilo, léase King Arthur. Es decir, dotar de una base real a mitos de la literatura.

    Ya ocurrió con Robin Hood con Patrick Bergin y Uma Thurman y salió algo bastante pobre y raro.

    En este caso, como ya he dicho, parece KING ARTHUR (que no King Africa).

    Ese fenómeno de dotarlo de "entidad real" promover el mito a una base histórico-real es precisamente lo que hace que pierda fuerza.

    Si era mítico con Flynn y desmitificado con Connery, ¿realmente era necesario recrearse? ¿Era necesario otro proyecto al estilo "El reino de los cielos"?

    Mi respuesta, creo que NO. Pero sobre gustos, colores. Un saludo a todos.

    ResponderEliminar
  17. Saludos a todos y gracias por vuestros comentarios. Cada vez nos acercamos más al objetivo de convertir este blog en un auténtico espacio de reflexión cinematográfica.

    ResponderEliminar
  18. En cuanto al gran MAX von SYDOW. Es un actorazo. Puede que con su extensa carrera aún pueda permitirse el lujo de escoger papeles.

    Lo importante es que escoja papeles que estén a su altura interpretativa.

    PArece ser que Crowe ha vuelto a ganarse el favor del público y la prensa.

    ResponderEliminar
  19. Octopus, de VON SYDOW no olvides su papel de REY OSRICH y su papel en la película de CARLOS FRESNADILLO - "INTACTO" en la que hacía de judío.

    ResponderEliminar
  20. Ayer vi Robin Hood. Me aburrió mucho. Una de las peores películas de Ridley Scott.

    ResponderEliminar
  21. La escena final de batalla no tiene fuerza. Siendo una escena de conclusión tendría que haber sido mucho más potente.
    La única escena de acción interesante tiene lugar al principio, con el asedio al castillo francés. Lo que ocurre después es insufrible. Tenemos una coincidencia total en las opiniones sobre este fallido film épico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Precisamente y ahí es donde das en el clavo, Néstor.

    Si se trata de un film épico, ¿Qué ocurre cuando le quitas toda la épica?

    Pues eso, NO OCURRE NADA.

    No es trascendente, no emociona, no entretiene.

    Carece de personalidad, convirtiéndose en un mero trabajo de encargo, en un proyecto impersonal sin entidad ni personalidad propia. Algo estéril y monótono.

    Y para eso, ya tenemos las películas hechas para TV.

    ResponderEliminar
  23. Cierto, OCTOPUS, en THREE DAYS OF THE CONDOR es un profesional, frío y despiadado pero un profesional y se desde el principio y al final de la película, cuando logra dar caza a Redford.

    Brillante cuando habla con él.

    ResponderEliminar