viernes, 11 de abril de 2008

Frases de cine. 300 (Zack Snyder, 2007)


Dilios: Cuando el niño nació, como todo espartano fue examinado. Si hubiese nacido pequeño o raquítico, enfermizo o deforme, habría sido descartado. En cuanto pudo mantenerse en pie fue bautizado en el noble arte del combate. Le enseñaron a no retirarse jamás, a no rendirse jamás, a que morir en el campo de batalla al servicio de Esparta era la mayor gloria que podía alcanzar en vida.


Dilios: El lobo empieza a girar alrededor del chico, las zarpas implacables como el acero, el pelo negro como el azabache, los ojos ensangrentados,, dos rubíes en la mismísima boca del infierno. El gigantesco lobo olfatea, saboreando el olor del inminente bocado. No le sobrecoge el temor, simplemente es más consciente de todo cuanto le rodea, el aire frío en sus pulmones, los pinos que mecidos por el viento se estrellan contra la apremiante noche... su pulso es firme, su forma física perfecta. (Leónidas mata al lobo) Y así es como el niño, al que habían dado por muerto, regresa con su pueblo, a la sagrada Esparta, como Rey, nuestro Rey !!!! Leónidas !!!! Treinta años nos separan de aquel lobo y de aquel frío invernal. Y ahora, igual que entonces, una bestia se aproxima, paciente y confiada, saboreando el inminente bocado, pero ahora esta bestia son hombres y caballos, espadas y lanzas !!! Un ejército de esclavos, el mayor que pueda imaginarse, dispuesto a aplastar a la minúscula Grecia, a erradicar del mundo toda esperanza de razón y justicia. La bestia se aproxima y ha sido el propio Rey Leónidas quien la ha provocado.



Gorgo: Sólo las espartanas traemos al mundo hombres de verdad.



Leónidas: Traes a las puertas de mi ciudad las cabezas y coronas de los Reyes que habeis derrocado, insultas a mi Reina, amenazas a mi pueblo con la esclavitud y la muerte. Oh, he escogido bien cada palabra, Persa. Quizás deberías haber hecho lo mismo.

Mensajero: Esto es una blasfemia, una locura.

Leónidas: (mira a la Reina y vuelve a fijar sus ojos en el Persa) una locura ? Esto es Esparta !!!! (y lanza al mensajero al pozo mientras sus hombres hacen lo propio con la escolta persa).

___________________________________________________

Dilios: Los éforos, sacerdotes de los antiguos Dioses. Cerdos endogámicos. Más criaturas que hombres. Criaturas a las que incluso Leónidas debe pagar y suplicar. Ningún Rey de Esparta ha ido a la guerra sin la aprovación de los éforos.

Dilios: Viejos místicos enfermos. Absurdos vestigios de una época en la que Esparta no había salido aún de la oscuridad. Vestigios de una tradición sin sentido. Tradición que incluso Leónidas debe respetar pues ha de venerar la palabra de los éforos, esa es la ley. Y ningún Espartano, súbdito o ciudadano, hombre o mujer, esclavo o Rey, está por encima de la ley. Los éforos eligen sólo a las jóvenes Espartanas más bellas para que vivan con ellos como oráculos. Su belleza es su maldición ya que los infelices viejos tienen deseos carnales y almas tenebrosas como la noche.


Enviado Persa: ¡Las mil naciones del Imperio Persa caerán sobre vosotros! ¡Nuestras flechas ocultaran el sol!
Stelios: Pues lucharemos a la sombra.



Leónidas: Aqui es donde nosotros les contendremos, aqui es donde nosotros lucharemos, y aqui es donde ellos morirán !!!



Jerjes: Nuestras culturas podrían compartir tantas cosas.
Leónidas: Pero si llevamos compartiendo nuestra cultura con vosotros toda la mañana !!!!



Leónidas: Llegará una nueva época, una época de libertad. Y todos sabrán que 300 espartanos dieron hasta su último aliento para defenderla.



Dilios: Se han forjado a la oscura voluntad de los Reyes Persas desde hace 500 años. Ojos tan oscuros como una noche sin estrellas, dientes afilados como colmillos...., desalmados. La guardia personal del mismísimo Rey Jerjes, la élite de los guerreros Persas. La fuerza de combate más mortífera de toda Asia... los Inmortales. [...]
Inmortales, pondremos a prueba su nombre.



Dilios: [sobre los arcadios] Gritan y maldicen. Apuñalan despiadadamente, más rufianes que soldados. Siembran un caos monumental. Valientes aficionados, cumplen su cometido.


Dilios: Cuando la fuerza falló, recurrieron a la magia. Las 100 naciones del Imperio Persa caen sobre nosotros. Los ejércitos de toda Asia. Obligadas a atravesar este angosto paso, sus numerosas tropas no sirven de nada. Caen por cientos, arrojamos los cuerpos despedazados y los frágiles corazones a los pies de Jerjes.


Leónidas: ¡Espartanos! ¡Disfrutad de vuestro desayuno, porque esta noche cenaremos en el Infierno!


Dilios: Esa era su única esperanza, que a toda alma libre que pase por ese lugar, en los innumerables siglos que están por llegar, desde las piedras milenarias, nuestras voces puedan susurrar, decid a los Espartanos caballeros que aquí por la ley espartana, yacemos. Así falleció mi Rey y también mis hermanos hace apenas un año. Mucho he reflexionado sobre las enigmáticas palabras de victoria por parte de mi Rey, el tiempo le ha dado la razón. ¡Y de griego libre a griego libre se transmitió el mensaje de que el valeroso Leónidas y sus 300 hombres, tan lejos del hogar, entregaron la vida, no sólo por Esparta sino por toda Grecia y por la promesa que este país representa! Y aquí, ahora, en esta escarpada tierra llamada Platea, ¡las hordas de Jerjes se enfrentan a la aniquilación !!!!!! Ahí están los barbados desalmados con el corazón encogido y tembloroso el pulso, aterrorizados, pues son conscientes del despiadado y brutal horror que sufrieron frente a las espadas y lanzas de los 300 y ahora desde el otro lado de la llanura contemplan a diez mil Espartanos a la cabeza de treinta mil Griegos libres. El enemigo únicamente nos triplica en número, alentador para cualquier Griego. En este día liberamos al mundo del misticismo y la tiranía y damos la bienvenida al futuro más esperanzador que hayamos imaginado. Demos las gracias a Leónidas y a sus 300 valientes ¡¡¡Hacia la VICTORIA!!!

9 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. "El enemigo únicamente nos triplica en número, alentador para cualquier Griego". Esa es una de las mejores frases de la peli. Y me gusta mucho también la despedida de Leonidas y su mujer.

    ResponderEliminar
  4. Gran selección. Sin lugar a dudas "300" es todo un manantial de frases épicas acorde a la historia que narra.

    ResponderEliminar
  5. Excelente película y excelentes frases. Será un clásico.

    ResponderEliminar
  6. Adios amada mia; no le besa, no hay lugar para la ternura, no en esparta, no hay lugar para la debilidad; solo los regios y los fuertes son dignos de llamarse espartanos...solo los regios, solo los fuertes.

    ResponderEliminar
  7. Regios de Rex-Regix, del latín.

    ResponderEliminar
  8. La pelicula 300 me parece epica y Frank Miller logro algo muy bueno con esta... en serio!
    "La frase que me sigue a todas partes de mi vida es la siguiente
    El lobo empieza a girar alrededor del chico, las zarpas implacables como el acero, el pelo negro como el azabache, los ojos ensangrentados,, dos rubíes en la mismísima boca del infierno. El gigantesco lobo olfatea, saboreando el olor del inminente bocado. No le sobrecoge el temor, simplemente es más consciente de todo cuanto le rodea, el aire frío en sus pulmones, los pinos que mecidos por el viento se estrellan contra la apremiante noche... su pulso es firme, su forma física perfecta."

    Gracias por el aporte, realmente muy bueno!

    ResponderEliminar